sábado, 2 de febrero de 2008

Tortilla de dos huevos

“...y dos huevos duros”
uno de los Marx
Ingredientes:
- un hambre
- dos huevos
- mantequilla tango en París y aceite jaleo en D. Benito
- una pizca de sal sin muera
- hierbas aromáticas al gusto
- una sartén, a ser posible con mango.
- una cocina o vitrocerámica.
- una botella de rosado suave o aguja. Un Moustillant-rosado por ejemplo.
- otra de reserva


Preparación:
En una copa de vino de un litro se vierten unos 250 cl. o bien 2500 centímetros cúbicos de vino rosado o aguja. Si no, verter ¼ de litro.
Se acomoda el hambre y se riega con el vino para mantenerlo ocupado.
Cójase un bol, un cuenco, un tazón o un plato jondo.
Cascar los huevos con cuidado que no se rompan en la mano, son muy pringosos.
Introducir el producto del paso anterior (tiene que haber yema y clara) en el interior del bol, cuenco, tazón o plato jondo.
Añadir un dedal de mantequilla tango en París y un puntito de sal.
Batirlo todo o removerlo deprisa con un palito o un tenedor.
Encender un fuego de la cocina o vitrocerámica. Se pueden encender mas pero sería un gasto superfluo y un gesto absurdo.
Colocar la sartén en el fuego encendido y no en otro.
Echar un chorrito de aceite jaleo de D. Benito en la sartén, que se vaya calentando.
Echar 250cl. de Moustillant mas al hambre, que se vaya calentando.
Verter el contenido del bol, cuenco, tazón o plato jondo en la sartén. Esperar que cuaje.
Añadir las hierbas (se pueden añadir aquí, o bien al final, o no añadir)
Ahora viene una operación altamente tecnificada que no conviene realizar si no es por especialistas o habiendo practicado antes. Se denomina dar la vuelta a la tortilla y consiste en voltear el contenido del interior de la sartén, manteniendo la sartén en su posición original. Conviene ayudarse por instrumental adecuado.
Dejar cuajar también por este lado hasta que adquiera un color así como doradito.
Retirar la sartén del fuego, agarrando por el mango.
Emplatar, adornar con hierbas y servir acompañando del reserva.
Repetir todos los pasos tantas veces como tortillas queramos.
Apagar el fuego


14 comentarios:

Ana (...) dijo...

Alá que tortilla más chunga!!
Aquí como no aparecen las patatas por ningún sitio, ni cocidas ni fritas, se sobrentiende que estamos hablando en todo momento de una tortilla francesa...mmm...y entonces me pregunto a cuento de qué hay que darla la vuelta!!!

Por cierto, en D. Benito (me parto) lo que hay es un vino extraordinario y cava y demás, para aceite ya te lo traigo yo del pueblo, 100% aceite virgen extra, sin añadidos! En la almazara del Desiderio lo tienen fijo.

Bolki dijo...

Jod... toda la noche haciendo una tortilla para ésto. Hay que voltearla porque es una tortilla vuelta y vuelta, qué sabrás tu de tortillas.
Y en la almazara esa lo que habrá serán lavadoras, digo yo.

Manuel De La Fuente Baños dijo...

Me gusta cuando acabas diciendo "Apagar el fuego." Tienes toda la razón, hay mucho recalentado... asi nos va. Además se queman bosques por hacer fuegos y encima dejarlos mal apagados.

Ana (...) dijo...

Vaya, lo siento, ya veo que no sé como acertar.

Bolki dijo...

De que fuegos me hablas, Manu, ¿recalentados?, ¿bosques en llamas?, yo sólo pretendía ahorrar energía. Aunque quizás algo de razón tengas.

Ana, me pillaste en caliente, con la tortilla recién hecha y no debí explicarme bien. Mi comentario no pretendía ofender sino dar impresión de cheff ofendido. Intenta releerlo en tono de humor y me dices.

Sara Lago dijo...

Tiene buena pinta la tortilla esta, invítanos a cenar hombre!

Bolki dijo...

Sara, "invítanos" ¿cuantos vais a venir?, ando con escasez de huevos y me acabo de quedar sin aceite, pero ya miraremos algo. ¿No te da igual desayunar mañana?

Sara Lago dijo...

Vale!! a que hora?

Y bueno si no te quedan huevos no pasa nada, para otro día.

Bolki dijo...

Como siempre, te paso a buscar.

Sara Lago dijo...

Valeee, hasta mañana.

Ana (...) dijo...

te digo: sí, diste la impresión que querías dar.

Bolki dijo...

Vale, me rindo, no sirvo para el humor escrito, no se cocinar, doy la vuelta a las tortillas francesas, tengo tendencia a quemarme hasta con una cerilla apagada, no distingo el aceite del binagre, una sartén es una raqueta de tenis ocasional, un delantal es una prenda erótica, una olla es una rima, la sal un garito de tapas en la calle Manzana, la nuez moscada es un fruto seco, azafrán un sitio donde ir, el orégano es lo que escasea, cilantro es un sitio de copas con forma de vaso, perejil son dos apellidos apocopados, un filete es lo que provoca incendios y mis empanadas son mentales.
¿Cómo puedo equivocarme tanto en cada palabra que escribo?
Prometo que mi próximo blog será mudo

Ana (...) dijo...

Ahora que estás más fresquito se te entiende mucho más mejor.
Y no sufras, me equivoqué yo que no se me vio la risa en el primero, tú todo lo ves quejas.
Tú da todas las vueltas que tú quieras, total, eres quien pone los huevos.

((ahora ya me meo de la risa porque solo falta que ahora así tal cual te pienses que te estoy llamando gallina o algo, haz el favor!!))

Bolki dijo...

Jo, es que nunca se te ve la risa, voy a tener que dibujarte una

no se olvide