jueves, 10 de abril de 2008

Baja el precio de la vivienda


Mila Urista, feliz en su nueva casa de 111 cm2

Fuentes gubernamentales informan que casos como el de Mila demuestran que la crisis inmobiliaria no es mas que un invento de los catastrofistas y dibujan un futuro esperanzador para el sector.

-“En un par de años, con el dinero de la subvención, pongo la puerta.”
comenta ilusionada esta ciudadana ejemplar.



9 comentarios:

mi despertar dijo...

Me he encontrado con un bello blog que quiero conocer. Abrazos sin conocerte

Bolki dijo...

Despertar con abrazos. Mmmmmm ¡qué placer!

Manuel De La Fuente Baños dijo...

Si le dan un centimetro cuadrado más, se puede dejar crecer las uñas.

Ana (...) dijo...

La imagen es cojonuda, se me fue el mirar a la obra esa de no se quién (un cuadro) en la que sale otro devorando a su hijo ¿¿hércules??

El caso es que da miedo, sí, como la burbuja esta del euribor y demás argot innecesario.

Jill dijo...

Pedazo imagen, da a entender claramente nuestro futuro hogareño.

Me veo viviendo debajo de un puente dentro de unos años...

Bolki dijo...

Bueno, bueno. Me he tomado un par de días de ser persona humana y eso, que también tiene uno derecho a no tener vida en el mundo mundial de ahí afuera. El caso es que vuelvo y el contador de visitas se había vuelto así como loco. Se lo tengo que agradecer a Edu, que puso este post en el meneame. 230 visitas a pesar de no haber sido entendido por los que manejan el cotarro. Internet y sus costumbres no dejan de sorprenderme.

Bolki dijo...

Pues si, Manu, con un centímetro mas se puede dejar crecer las uñas....
..........un centímetro.

Crono o Saturno devorando a su hijo, de Goya. Supongo que es a ese cuadro al que te refieres Ana. Que más quisiera yo que acercarme al sordo, aunque fuera de oídas. Pero si, en el planteamiento tienes razón. El tema de la vivienda en éste país tiene ambientación de película de terror japonesa.

Para una mujer trampa eso no debe suponer ningún problema, Jill. Si eso, yo te voy guardando una parcelita junto a la mía.

Señor De la Vega dijo...

Señor, debería defender el honor de la señora Mila de Urista, pero estoy a brazo partido intentando mejorar peores condiciones, de gentes sin trabajo en el ladrillo, aunque carguen con el ataúd debajo el brazo, por si acaso; todos en fila india, reclaman mi autógrafo a falta de papeles, qué como lleva Z a lo mejor cuela, dicen, (lo leyeron en menéame).
Difícil trabajo para un héroe, un mundo plagado de vidas ejemplares y lucha social entre pañales.
Suyo, Z+-----

Bolki dijo...

Y lo peor es la indiferencia. Al menos aquí encontrará usted respeto y reconocimiento, Sr. de la Vega. Y cobijo si es menester.

no se olvide