martes, 2 de febrero de 2010

El día de la marmota

Cada dos de febrero, jilipoyas, cual marmota, levanta la cabeza para mirarse la sombra.
Si la sombra es de ciprés o el reflejo de una llama en su prisión, el se vuelve a su colchón cual Endimión.
Si la sombra es estridente, monstruosa, de afilados dientes, vuelve a la cama cual (con) bellas durmientes.
Ya sea sombra chinesca, de Calatayud o Huesca, que jilipoyas se acuesta.
Si es sombra de ojos, el los tiene rojos.
Si la sombra es con sombrero me la leo.
Si sombra con brotes verdes, Zapatero.


Si cual Epiménides cretense, la sombra es mentirosa, incongruente, paradójica o ausente, despierta de su letargo, se estira cual Jonh el largo y haciendo de virtud necesidad,
........sale corriendo al servicio que si no revienta.
cual persona mayor
tal cual





3 comentarios:

Ursus Polaris dijo...

jaja
No estoy acostumbrado a nutrirme de un humor tan intelectual e inspirado.
Felicidades, un texto de lo más singular, artista!
Un abrazo.

FABIA dijo...

Pasaba por aqui siguiendo los pasos de mi amigo Ursus y tuve que pararme a revisar las fechas, si estoy en lo cierto hoy es lunes 1 de febrero de 2010... o eso creo, le juro que despues de comer solamente me tomé un café y me fumé un ducados ¿?, tal vez fueron tres ducados.
Es un gustazo haber encontrado este blog, aunque me temo que me va a costar pillarle el punto, es que una ya tiene una edad, sabe?.
Un beso desde el mismisimo Cantábrico. (el Astur)

Bolki dijo...

Perdón, pero esto de despertar tras una hibernación de mas de un año lleva su tiempo y unos cuantos litros de café.

-Estimado Ursus, gracias singulares a sus felicidades plurales.
Abrazo de Ursus, que no de oso, espero.
Un abrazo incongruente por mi parte.

-Querida Fabia, ya ve que hoy no es ni uno ni dos, si no tres. Y yo como una colacha (que no quisiera saber lo que es) y cafeinómano perdido.
Blogger se empeña en constreñir el espacio y yo me revelo en el tiempo, así están las cosas del espacio-tiempo jilipoyas o dicho de otro modo, atrapado en el espacio pero no en el tiempo, eso se lo dejo a Bill Murray.
Un placer tenerla por aquí y un beso desde la llanura castellana.

no se olvide